¿NO HAY DE OTRA?

G. Saúl García Cornejo

Mis estimados lectores de cualquier género, en días pasados, leí un artículo de autopromoción de su autor, calificándose como el remedio a la situación electoral, de candidaturas y de gobierno en Celaya. Sí, en una mezcolanza, incluso, contradictora en su esencia de la auto-oferta.

La crítica y temática del susodicho -que alguna vez fue regidor- fue irse a la yugular del actual Edil mayor en este municipio, que no lo bajó de inepto y corrupto, yendo al pasado de hace treinta años, hasta la actualidad, pero igual, presumiendo haber sido su asesor jurídico versus el fraude electoral -así lo asegura dicho opinador local- cuando Mendoza Márquez, se ungió como candidato “independiente” y que, por cierto, no le fue tan mal. Con la salvedad, que dicha asistencia jurídica fue fallida, aunque el susodicho articulista, asume por corrupción del panismo y/o de las autoridades electorales locales. Igual a echar culpas a otros de la propia impericia jurídica. Nada más que olvida el comentarista señalado, la autocrítica: Si Mendoza tenía, como afirma, una trayectoria nefasta, cómo es que lo “apoyó” en su inconformidad por haber perdido la elección.

Siguió descociéndose el opinador-panacea, y afirmó como lo hiciera Zedillo en su campaña: “Yo sé cómo hacerlo” refiriendo con ámpula, que domina el tema para defenestrar al panismo, al menos en Celaya, aunque va más lejos y dice que habría que considerar en su estrategia, a León e Irapuato. En fin. Incluso, hasta propuso algunas fórmulas para desbancar al panismo y su alfil mencionado. (faltó investigar, si el mencionado fue también panista de nacimiento político y ahora, a la usanza chaquetera, se hizo converso al morenismo)

En su artículo auto promocional, pide la candidatura por Morena, y les dice “cómo ganar”, aunque en términos muy laxos, y cayendo  en opiniones contradictorias y hasta jocosas: Acusa de ineptitud, de corrupción, de demagogia, en fin, de inutilidad la gestión panista, pero al hacer afirmaciones despectivas, escupe para arriba, pues describe bien a quienes pide “chamba”, y va más allá, por si no le hacen caso, o no gana las encuestas, de apoyar sin condición -ahí no es claro si quiere entrar a la nómina, en su caso- a quien obtenga la candidatura. Así de infalible se presenta, aunque en los hechos, ha estado en la banca del olvido, según dicen.

Cierto es que, hay libertad de expresión y de opinión, sin embargo, no resulta muy recomendable, a pesar de ver una coyuntura, el auto alabo, que huele más bien a desesperación por ser tomado en cuenta, y, además, exuda frustración y falta de congruencia oportuna. ¿Será una condición, la frustración, el odio y el ataque sin propuestas llanas y congruentes, para ser del equipo morenista? Y caben más preguntas, claro: Este “personaje”, en su oportunidad política de ejercicio, ¿Qué hizo en concreto por Celaya, además de cobrar su sueldo de manera puntual? ¿Dónde estaba cuando la persona eje de su crítica, volvió al ruedo político?

No vaya a ser que el fondo sea lograr una chamba, como pasó con otro “disidente” que se arropó con el PT, en la última elección y quiso -de manera inútil- arrebatar una regiduría a ése Partido que lo usó, digo, lo cobijó bajo su manto. Aunque sí logró estar en la nómina municipal, aunque sea de “cuidador” de las instalaciones de la antigua feria. En fin. Sí esos son los políticos opositores, por eso estamos como estamos, dijo el “borras” de Peralvillo. Y es curioso el hecho, de que no les diga a los morenos, cuáles son sus problemas por los que no «pintan», si de verdad, como afirma, quiere ayudar. En fin.

¿Usted, qué opina?

Deja un comentario

Translate »