Claudia muy arriba en encuestas

¡FIESTA!

Arturo Miranda Montero

¿A usted ya lo invitaron los que andan queriendo ser algo en las próximas elecciones?

A juzgar por los reportes de cada ocasión, todo es algarabía, payasos, saltimbanquis, música, ruido, colorines, escenarios con papelillos y fuegos fatuos; hay de todo en cada presentación. Menos diálogo.

Con eso que vivimos la era de las imágenes, los políticos de ahora le juegan al estandupero, al influencer, al ganón de los likes, a la fama, pues.

Se supone que la democracia es nuestra, que la política es nuestra herramienta para convivir el día a día en comunidad, que la policía es también nuestra para protegernos de los conflictos; pero no, ni la política es nuestra ni la policía nos protege. Hace mucho que esas posibilidades nos fueron arrebatadas.

Es comprensible que muy pocos valoremos a la democracia, y que más quieran la aparente facilidad del mandón que resuelve todo. El político populachero es más apetecible que el que necesita hablarnos de los problemones que nos hieren. Ora que éstos son muy escasos. O, ¿cuántos se han acercado a usted para hablar de tú a tú?

La sociedad del espectáculo prefiere diseñar ganadores a semejanza de los famosos que obtienen grammys, óscares o de perdis arieles. Alcanzar las portadas de revistas, titulares mediáticos y miles de visitas a las redes digitales es a lo que están dedicados políticos, publicistas y comunicadores al servicio de la política electoral. Por eso, el que más fama tenga, más posibilidades será de llevarse el éxito.

No tenemos políticos nuestros. Tenemos, eso sí, personajes que se hacen los simpáticos hoy para jincárnosla mañana.

Deja un comentario

Translate »