SE PERDIERON GRUPOS CULTURALES, PERO SE GANÓ INSEGURIDAD EN SALVATIERRA.

Pascual Zárate Avila


Las crónicas de la vida cultural de Salvatierra, en la mitad del siglo pasado, son relatos de una intensa vida intelectual y artística, llevada a cabo por grupos de periodismo y de teatro. La época estaba dirigida al bien ser y no al tener.

En el panorama actual las actividades culturales propias de la sociedad salvaterrenses son una cantidad famélica. Ya está desaparecida la Asociación Salvaterrenses de Artistas Visuales “Alfredo Ojeda Villagómez” A.C., por ello en la feria de la Candelaria y en Semana Santa se sintió la ausencia de los animadores de exposiciones de los artistas de la ciudad: Jesús Arreguín Aboytes y Jorge Ojeda. Con su desaparición se diluyeron invitaciones a los jóvenes de Salvatierra para crear obras artísticas concibiendo el bien humano y espiritual.

Para completar la desolación cultural, también desapareció la Sociedad de Escritores y Poetas de Salvatierra, Gto., y con ellos llegó a su fin las invitaciones a componer obras de literatura, a leer libros y producir revistas culturales. La juventud de Salvatierra dejó de tener un estímulo para reflexionar sobre el lenguaje y la expresión del sentimiento de manera poética.

El grupo de teatro Cero al Cubo ha tenido una pausa en sus representaciones de obras teatrales, la energía de su director Raúl Sánchez Martínez se ha volcado a la docencia del teatro. El grupo de apasionados del teatro integrantes de Cero al Cubo deben de volver a impulsar la representación de comedias para estimular la alegría juvenil.

El grupo de teatro Ecléctico de Rafael Arreguín Gonzáles también cayó en la fatiga, en esta temporada sucumbió a la posibilidad de presentar «Jesucristo Superestrella», y así vamos pasándola sin alimento artístico para los jóvenes de Salvatierra.

De manera lánguida la Corresponsalía del Seminario de Cultura Mexicana participa apoyando actividades artísticas. Será necesario volver a la actividad de recibir a las eminencias de la CDMX miembros del Seminario de Cultura Mexicana para despertar juventud de la ciudad para recrear la cultura como espectadores del arte y las humanidades.

En estos días se ha propuesto aumentar el equipo de protección de la seguridad pública con video cámaras, patrullas, policías y áreas públicas. Lo absurdo es no voltear la vista para ver la defunción de las actividades artísticas y culturales, especialmente, las creadas y promovidas por ciudadanos líderes culturales apoyados por la juventud de la ciudad. 

Además, dejan congelados los proyectos de infraestructura cultural como el Teatro Ideal y el Centro de Extensión Universitaria del Mayorazgo. Infraestructura suplantada con un ecoparque de recreación familiar, cuyo anuncio lleva diez años sin avanzar.

Un ecoparque necesita artistas para ser influyente en la promoción de valores sociales de convivencia armoniosa a través de la palabra y las imágenes visuales. 

Junto a la decadencia de los grupos culturales existentes, en las dos últimas décadas en Salvatierra se han sucedido hechos de ruptura de la paz social y la pérdida de vidas. En algo han faltado los mensajes de los artistas para fortalecer a la ciudadanía en su apego a los valores humanos.

Estamos en campañas electorales municipales y tenemos la esperanza de escuchar una propuesta entusiasta para devolver la existencia de exposiciones pictóricas, encuentro de escritores, obras teatrales, festivales de música sacra y cine club de cortometraje, realizándose en instalaciones de infraestructura física especializada para su presentación.

Deja un comentario

Translate »

El contenido de esta información, está protegida por derechos de autor.