Claudia muy arriba en encuestas

DÍAS DE GUARDAR Domingo 17 de diciembre de 2023

*El partido verde juega a perder-perder; *Dolores – San Miguel: paseo por las nubes; *La bofetada del Congreso a la UG


1.- El dirigente del PVEM y su sociedad con el PAN

Sergio Contreras Guerrero, el heredero al que Beatriz Manrique entregó el manejo del PVEM en Guanajuato para partir a su aventura poblana, hizo todo lo que estaba en sus manos para impedir la alianza con Morena a nivel estatal y municipal. En la jefatura de gobierno de Diego Sinhue están más que agradecidos con su esfuerzo.

Por los acuerdos establecidos entre Claudia Sheinbaum y Manuel Velasco no le fue posible sabotear la alianza estatal para postular a Alma Alcaraz, sin embargo, su presencia en el cuarto de guerra de la candidata morenista será un riesgo constante de fugas de información hacia el PAN, como si le hicieran falta más obstáculos ante la difícil tarea de enfrentar la engrasada maquinaria panista de Guanajuato.

Donde sí tuvo éxito fue en abortar las coaliciones municipales al colocar exigencias imposibles de cumplir, como la postulación de Gerardo Fernández como candidato de la alianza en León, donde el resultado habría sido un desplome de la votación que lastraría la de por sí complicada campaña estatal.

La actitud de Contreras evidencia que no quería posiciones ni quería ganar municipios con candidatos viables, simplemente quería echar a perder las negociaciones y, de ser posible, romper incluso la alianza por la gubernatura.

No se descarta que los acuerdos bajo la mesa entre el dirigente de un Verde cada vez más disminuido y el verdadero jefe de la campaña panista, Juan Carlos Alcántara, incluyan la posibilidad de hacerse con la Secretaría del Medio Ambiente en el próximo gobierno panista.

Por esa expectativa, el retorcido político en que se ha convertido Sergio Contreras, no vaciló en sacrificar candidaturas viables como la de la diputada Martha Ortega en Uriangato, que de haber ido en una alianza Morena-PVEM-PT, se hubiese vuelto muy competitiva; o la de Isabel García, por la alcaldía de San Felipe, donde su cónyuge el actual edil Eduardo Maldonado, buscará la diputación local.

Al incluir en su agenda pleitos internos de Morena, como el de la familia Prieto en Salamanca, el dirigente ecologista evidenció aún más que su intención no eran los acuerdos, sino la ruptura.

Y definitivamente, con su ausencia en las coaliciones municipales, el PVEM le resta posibilidades a los candidatos de Morena, aunque de paso se da un tiro en el pie, pues sus proyectos propios difícilmente prosperarán, como ya se vio en la candidatura del propio Sergio Contreras a la alcaldía de León en 2021, donde incluso perdió la regiduría que tenía en el cabildo, frente a Movimiento Ciudadano.

Sin embargo, queda claro que en el horizonte de Contreras, un político que ha dejado atrás el pragmatismo para convertirse en un simple traficante de influencias, hay una recompensa al final del camino y que esta dependerá, sobre todo, de los buenos servicios que su accionar le reporte a la candidata panista Libia Denisse García, aunque entre los costos de su estrategia resulte la posible pérdida del registro para el PVEM.

No por nada, Beatriz Manrique ya quemó sus naves en Guanajuato y se dispone a crecer políticamente en Puebla, de la mano de Morena.


2.- ¿Agua, inseguridad? Qué va, lo que importan son los viñedos

El pasado mes de octubre se realizó la asignación de la que será una de las obras de mayor inversión del gobierno estatal que se encuentra en plena recta final.

Se trata de la “modernización” de la carretera Dolores Hidalgo – San Miguel de Allende, que se convertirá en un bulevar turístico de 4 carriles, con camellón y ciclovía, de concreto hidráulico en sus 40 kilómetros, a un costo de 3 mil millones de pesos: aproximadamente 75 millones de pesos por kilómetro.

La vía dará acceso a paradisiacas haciendas que se han venido convirtiendo en viñedos, una agroindustria que el actual gobierno ha impulsado de manera decidida y donde se invierten fortunas no solo de connotados empresarios del estado, sino también de políticos locales y de otras latitudes.

Se trata pues de una inversión accesoria, digna de una sociedad opulenta donde se pueden distraer fondos esenciales porque las demás necesidades ya están ampliamente cubiertas.

No es el caso de Guanajuato, donde tres de sus mayores problemas no han merecido la aplicación de recursos de esa magnitud en proyectos puntuales: hablamos de la inseguridad que campea por toda la entidad en formas cada vez más violentas; de la crisis hídrica en sus dos vertientes, la agricola y el abasto a la población, y el aumento incesante de las adicciones que se reflejan en ausentismo escolar y laboral, violencia intrafamiliar, mercado negro de estupefacientes y reatroalimentación de la inseguridad.

En este fin de año, el gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo está realizando compromisos para gastar cuatro mil millones de pesos, que seguramente escalarán al término de las obras, para una carretera turística y de apoyo a la inversión privada en una industria no esencial, y para dotar de infraestructura a la burocracia estatal en un proyecto de traslado de oficinas públicas de la capital del estado al parque Guanajuato Bicentenario.

Parece un despropósito absoluto que estas obras se realicen en el ocaso del gobierno , se apresure su realización para que estén en un lapso de un año o menos, lo que seguramente incrementará sus costos, y se comprometa a un siguiente gobierno.

Parte de la precariedad a la que se ha sometido al erario estatal, se evidencia en el hecho de que debió recurrirse al fondo de pensiones de los trabajadores del estado para financiar el distrito de gobierno en Silao, con lo que de paso se evitó la polémica de aumentar el endeudamiento para una obra para la que no hay urgencia alguna.

¿Qué diría la crítica opinión pública local y nacional si algo así planteara el gobierno federal? Seguro correrían ríos de tinta hablando de la irresponsabilidad del nefasto régimen de la Cuarta Transformación. Aquí, en cambio, la observación sobre estos gastos del gobierno estatal es prácticamente nula desde los medios y desde la opinión pública.

En próximos meses, según numerosas previsiones, algunas de las principales ciudades del estado estarán enfrentando cortes de agua debido a la crisis de reservas que originó el mal año de lluvias y al abatimiento de los mantos freáticos producto de la sobreexplotación de pozos de los organismos operadores y de particulares.

Y lejos de que el gobierno avance en programas, tanto emergentes como de largo plazo, para atender un requerimiento esencial, lo veremos distraído en proyectos que parecen tener que ver más con el objetivo de gastar dinero y asignar contratos para obtener beneficios derivados, como el financiamiento de campañas o el impulso a negocios de empresarios afines al régimen.

Quizá por eso la candidata panista Libia García ha decidido ofrecer “un nuevo comienzo” que busque salir de la visión del gobierno como botín. Ojalá esa promesa tenga más cuerpo que el desvanecido “golpe de timón”.

3.- Reconocimientos del Congreso a la OSUG y a Teresita Rendón

Nada bien deben haber caído en el agripinismo de segunda generación que gobierna la Universidad de Guanajuato dos de las designaciones del Congreso estatal en los Premios al Mérito Ciudadano del 2023.

La Orquesta Sinfónica de la Universidad de Guanajuato recibirá en sesión solemne en días próximos el Premio Estatal de Artes Diego Rivera. La OSUG ha mantenido una disidencia casi permanente desde hace varios años por las deficientes condiciones laborales en que la mantiene la Máxima Casa de Estudios, pero particularmente el director de extensión cultural de Luis Felipe Guerrero Agripino ratificado por la rectora Claudia Susana Gómez, en un ciclo que ese sí no acaba, Osvaldo Chávez.

Por otra parte, la doctora Teresita de Jesús Rendón Huerta Barrera, rectora del campus Guanajuato y principal oponente a la actual rectora general en la reciente sucesión, recibirá la distinción Emma Godoy a la Mujer en la categoría de docencia.

Huerta Barrera fue víctima de campañas de linchamiento y acusaciones infundadas durante la campaña, por parte del sector duro del agripinismo, que inventó presuntos plagios y la golpeó en medios de comunicación afines a la rectoría inventando delirantes teorías conspiratorias.

A la defenestración del director de orquesta Roberto Beltrán Zavala, bajo cuya batuta la OSUG alcanzó metas históricas de calidad, internacionalización, grabaciones y riqueza de repertorio, parece seguirle una purga de los críticos del ex rector, uno de cuyos primeros objetivos sería la doctora Rendón Huerta Barrera.

En política las casualidades suelen no existir y mal haría Claudia Susana Gómez en no leer correctamente las señales que le está mandando un Congreso dominado por el PAN, pero donde incluso los diputados de la oposición también han pedido una mayor fiscalización de los procesos universitarios, planteando que la autonomía no se convierta en patente de corso.

Hacemos una pausa en las entregas de los dos próximos domingos para retomar la agenda de la vida pública estatal el próximo 7 de enero de 2024. Felices fiestas navideñas y los mejores deseos para el año que viene a los lectores de este espacio.


Arnoldo Cuéllar Ornelas
@arnoldocuellaro

Periodista, analista político. Fundador del Laboratorio de Periodismo y Opinión Pública, medio digital y asociación civil.

Deja un comentario

Translate »