DÍAS DE GUARDAR Domingo 30 de abril de 2023

Alejandra Gutiérrez: ¿subsiste el gen democrático en el PAN?; *Bárbara Botello agita el impasse de Morena en Guanajuato

Alejandra Gutiérrez: ¿subsiste el gen democrático en el PAN?; *Bárbara Botello agita el impasse de Morena en Guanajuato


1.- Una cargada construida a golpe de dinero público

Aunque es seguro que la alcaldesa de León, Alejandra Gutiérrez Campos, conocía el tamaño del reto que se impuso, hasta ahora su estrategia no parece la más efectiva para provocar una preocupación al aparato del PAN-Gobierno volcado en torno a la construcción de Libia Denisse García Muñoz Ledo como la candidata oficial a la gubernatura de Guanajuato.

La movilización de Alejandra para darse a conocer en el estado con eventos de su agenda cultural y turística, sus giras de fin de semana acompañada de operadores políticos propios y de aliados, no alcanzan un peso específico como para balancear la cargada que se construye con llamadas telefónicas de funcionarios y alcaldes para llenar los eventos de Libia.

De seguir en ese terreno, el de la competencia por mostrar el músculo, la opción de una competencia que llegue hasta la elección interna podría irse diluyendo de forma precipitada.

Alejandra ha mostrado voluntad y temple para no ceder ante los llamados a la disciplina, sin embargo una cosa es la actitud personal y otras muy distintas la estrategia y el plan.

Su jugada tempranera de enviar a Daniel Campos Lango, colaborador, amigo y operador político personal, al terreno abierto del estado para realizar proselitismo en torno a su proyecto, fue contestado de manera categórica con la decisión de Diego Sinhue Rodríguez de enviar a Libia García de la secretaría de Gobierno a la de Desarrollo Social, dotarla de una multimillonaria cartera y un equipo de operación política que abarca todo el gobierno estatal.

Es una lucha de David contra Goliat, que tiene que ser abordada de la misma manera: con más inteligencia y estrategias diferenciadas y contrastantes. Si la alcaldesa de León cae en una competencia tú a tú, la disparidad no solo es evidente, es brutal. En recursos económicos y humanos, en control territorial, en alianzas, en influencia sobre medios de comunicación, el gobierno de Sinhue puede ser apabullante, aunque de paso ponga en evidencia un talante antidemocrático y se coloque al borde de la ilegalidad.

¿Cómo podrá el PAN de Guanajuato criticar el uso de recursos públicos federales en apoyo a los candidatos de Morena, cuando aquí se usa sin rubor el aparato de gobierno para construir una precandidatura y después ganar una elección constitucional?

¿Será necesario recordar que el fin de época del priismo guanajuatense hace 32 años no ocurrió por su derrota con votos frente a la oposición, sino por la evidencia de sus trampas y su recurrencia al fraude electoral?

Alejandra Gutiérrez tendrá que exprimir la imaginación para idear una táctica guerrillera que le dé mejores resultados.

Su fortaleza no estará en convertirse en una copia disminuida de la candidata oficial, una simple aspirante testimonial sujeta al chantaje de disciplinarse o ver terminada su carrera política.

Una vertiente que está en el aire es la posibilidad de convertirse en la cabeza de una propuesta política que busque rescatar la vena democrática del PAN frente a la imposición, el dedazo y la disciplina extrema a la línea. Es decir, reeditar la lucha del viejo PAN frente al PRI: dignidad frente a sumisión, libertad frente a control, democracia frente a autoritarismo.

¿Imposible? Ya pasó una vez cuando los Carlos Medina, Vicente Fox, Eliseo Martínez, Ramón Martín Huerta y muchos otros jubilaron a los Ramón Aguirre, Rafael Corrales, Salvador Rocha, Ignacio Vázquez Torres. También parecía imposible y se logró.

Para ello, Alejandra Gutiérrez deberá renunciar a ciertas alianzas impresentables, como la que mantiene con el ex gobernador Miguel Márquez Márquez, quien se ha refugiado en el proyecto de la alcaldesa de León solo después de que Diego Sinhue se independizara de su influencia en los meses recientes.

Envejecido ideológicamente, con la espada de Damocles de su corrupción intocada hasta ahora sobre su cabeza, con una decreciente influencia en el estado y con el doble discurso de pretender democracia cuando fue un gobernador ultra autoritario, Márquez le aportará poco a su aliada y será un lastre cada vez mayor.

Solo hay que ver el patético intento de crear una reacción ultraconservadora a través de una organización de “defensa de valores”, donde Márquez evita aparecer pero lo hace su esposa Maru Carreño, después de que otros liderazgos de esa misma corriente se negaron a involucrarse.

El evento con los oradores argentinos neoconservadores y antiderechos en un recinto de la feria de León de la semana pasada, aunque fue un fracaso de audiencia, exhibió un discurso retrógrado y violento que nada le puede aportar a una campaña moderna y de lucha contra la imposición como el que necesita encabezar Gutiérrez Campos para trascender.

Alianzas más frescas, operadores efectivos y con mejor imagen, un discurso que rescate la tradición ciudadana y democrática del panismo, son algunas de las asignaturas pendientes que podrían hacer trascender la decisión de la primera alcaldesa panista de León de contender contra un aparato de gobierno que busca perpetuarse.

De no establecer una diferencia, de confiarse a una pelea a billetazos y una competencia de músculo partidista, Alejandra corre el riesgo no solo de convertirse en una simple anécdota de un proceso sucesorio, sino algo peor: la validadora de una simulación de competencia que le de oxígeno al autoritarismo que se ha vuelto la marca del panismo gobernante desde hace algunos sexenios en Guanajuato.

2.- Bárbara Botello cruza el Rubicón

Finalmente, después de que el PRI la dejó sola en la confrontación con el gobierno panista de Guanajuato y su fiscal, Carlos Zamarripa, la ex alcaldesa de León Bárbara Botello, a la que no se le ha perseguido tanto por los indicios de corrupción en su gobierno como por el atrevimiento de haber derrotado al blanquiazul en su plaza fuerte en León, decidió adherirse a un nuevo partido político, Morena.

La debacle priista que hoy tiene a ese partido convertido en un membrete cuasi testimonial y hasta con riesgo de perder el registro en 2024, ocurrió en buena medida por pugnas internas, persecuciones y traiciones. Bárbara las vivió en carne propia, aguantó hasta donde pudo y finalmente se retiró del PRI pero no de la política.

Ahora, después de haber resistido embates por años de la fiscalía anticorrupción de Guanajuato, a cargo del incompetente fiscal Marco Antonio Medina Torres, que no ha logrado fincarle responsabilidades decisivas pese a una persecución persistente, Botello da un paso al frente y pasa a una ofensiva política de la mano de personajes de Morena como la senadora Malú Micher Camarena, el titular de Profeco Ricardo Sheffield Padilla y el delegado de la Secretaría del Bienestar, Mauricio Hernández.

Y aunque no todos en Morena la aceptan, como ya lo mostró Ernesto Prieto, la ex priista tiene mucho para aportar en la batalla que viene en 2024. Su personalidad polémica, su combatividad y una tenacidad que la han hecho levantarse de varias caídas, son un refuerzo importante para un partido que no siempre ha sido eficiente en confrontar a la aplanadora panista.

Si no se sobreponen los egos y si hay una mínima inteligencia emocional, la suma de opciones y proyectos puede dar lugar a la construcción de una expectativa de cambio que no se vio en las elecciones de 2018 y 2021 y que permitió al PAN mantener sus espacios de poder casi íntegros.

Pase lo que pase y con muchas incógnitas en el ambiente, lo que va conformándose es un escenario completamente distinto a los que se han vivido en pasadas sucesiones de gobiernos estatales en Guanajuato: ya vimos un delfín que se cayó; una contienda panista entre mujeres, noticia sin duda en un partido profundamente misógino; un maximato que llega a su fin y ahora una confluencia entre liderazgos priistas y morenistas.

Son novedades que prometen una renovación en los viciados aires de la política de Guanajuato, algo absolutamente necesario ante la magnitud de los problemas que enfrentamos y el desastre en el que nos hundimos en materias tan importantes para la convivencia social como la pérdida de la paz y el auge de la desigualdad y su secuela la creciente marginación.


Arnoldo Cuéllar Ornelas
@arnoldocuellaro

Periodista, analista político. Fundador del Laboratorio de Periodismo y Opinión Pública, medio digital y asociación civil.

Deja un comentario

Translate »

El contenido de esta información, está protegida por derechos de autor.