ESCRITURA DE LAS SIGLAS 

Enrique R. Soriano Valencia

En general, las siglas, por influencia negativa del sector Público, se escribe con muchos errores. Como es una forma de escritura administrativa –es decir, que no es natural– las personas imitan el estilo de quien las usa con regularidad. Sin embargo, en los tres ámbitos de competencia del sector público poco atienden a las normas y sí mucho a la costumbre… que en la mayoría de los casos es inadecuada.

La sigla es una forma abreviada de reconocer un nombre largo de institución, programa, objetos y, de cuarenta años para la actualidad, también de personas. Se diferencian de las abreviaturas en que estas últimas llevan punto al final y las siglas no (ni al final, ni intermedios). Otra característica es que las enunciadas con mayúscula en cada letra –porque hay algunas que solo debe ser la inicial– no llevan acento gráfico o tilde (las abreviaturas siempre deben llevarlo, si a la palabra original le corresponde).

Hay dos tipos de siglas: las estrictas y las fonéticas. Estas últimas reciben el nombre de acrónimos. Las estrictas se formaban con la letra inicial de la palabra significativa (o sea que quedan descartados artículos, preposiciones y conjunciones). Un ejemplo es SEG, donde no se consideraron las preposiciones de Secretaría de Educación de Guanajuato. De los acrónimos su criterio de construcción es la facilidad para pronunciarse y por ello sí toman en cuenta más de una letra de las palabras significativas y las de enlace. Un ejemplo es Conagua, la Comisión Nacional del Agua.

Ahora, las siglas estrictas y solo hasta cuatro letras van con mayúscula cada letra, como el caso de la UNAM o IMSS. Las estrictas de más de cuatro, debe solo ir la mayúscula inicial. Es el caso del Issste. Cada letra de esa sigla es estricta porque representa el nombre Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado. Como su sigla son más de cuatro letras, solo la inicial se enuncia con mayúscula.

En acrónimo únicamente irá con mayúscula la inicial, aunque sean solo de cuatro letras.

Caso interesante es Petróleos Mexicanos. No es una sigla estricta porque le correspondería PM. Sin embargo, el organismo ha preferido identificarse como Pémex. Como acrónimo, aplica solo la mayúscula inicial. Ahora, a todo acrónimo corresponden las normas de acentuación. Como es palabra grave terminada en algo diferente a la n, s, vocal, aplica la tilde. Por lo tanto, Pémex se escribe con acento gráfico, a pesar de que la misma empresa no suela hacerlo (si ellos comenten falta ortográfica, es su responsabilidad).

También, caso excepcional es el reciente Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías, Conahcyt. A consulta expresa a la RAE, el tono fuerte de la sigla sí puede caer en la consonante Y.

Destacable el uso incorrecto al pluralizar una sigla mediante apóstrofo y S, como suele hacerse con las Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s es incorrecto). Lo adecuado es simplemente enunciar el artículo en plural: «Las ONG son organizaciones que han adquirido gran prestigio».

Deja un comentario

Translate »

El contenido de esta información, está protegida por derechos de autor.