METIENDO LA PATA

Velia María Hontoria Álvarez.

Ayer me dijiste bien serio «ya no sé ni por quién votar «. La neta, en un arranque de sinceridad, por merito digo «Ni yo sé». Pero luego me acordé de que, por más enredado que esté el asunto, tengo un deber como ciudadana, y aquí estamos, encendiendo el coco para ver si brilla ¿va? Lo primero que podemos reconocer es que dejar de votar “no es opción”. Aunque votar puede parecer un choro, podemos buscar método para sacar esta tarea de diez. Ojo mijo, no es solo elegir quien va a salir en la tele, estamos hablando de quien va a decidir nuestro futuro, ese que va desde cuánta lana vamos a soltar en impuestos hasta cómo se manejan nuestros hospitales, escuelas, nuestra ecología, esa que tanto te interesa. Qué tanta seguridad habrá en las calles, en la colonia o si seguiremos atestados de militares, deteniéndote cada dos por tres.

No es cualquier cosa ¿verdad? Por eso no votar no es la solución. Y aunque parezca que todos los políticos son iguales, hay diferencias cruciales entre ellos. Investigar a los candidatos puede sonar a tarea aburrida, más sabes que hoy está fácil, nomás checa sus plataformas en internet, revisa qué dicen en redes sociales y hasta ver memes o vídeos en TikTok que resumen sus propuestas ayuda. Es importante no dejarte llevar solo “por lo que dice la gente” o lo que ves en los anuncios. Piensa en lo que realmente te importa, lo que sientes, lo que te cala, confía en ti. ¿Qué temas te tocan más?  ¿La educación, el ambiente, la salud, las drogas, el empleo? ¿Qué te mueve el tapete?  Busca quien habla con sentido de eso y checa si sus planes parece que “de a deveras” tienen sentido. No te olvides del poder del voto local.

Muchas veces nos centramos en las elecciones presidenciales y olvidamos que quienes realmente pueden cambiar nuestra comunidad son los alcaldes, los regidores, los diputados, los senadores; esos a quien a veces tan poca importancia se les da en una boleta. Estas elecciones, son cruciales, ellos son los que le mueven al changarro en el barrio, en la comunidad. Encontré una entrevista en redes donde puedes escuchar -brevemente, de forma sustancial- a las dos candidatas “episcopado por la Paz” a mi me dio luces, espero que, a ti, también, habla de esto con tus cuates, con la familia.

Analiza detalles simples de este sexenio: ¿Cómo han gestionado la paz, ¿Qué tan seguro te sientes? Observa esa polarización profundizada en el país. Checa al partido que se vistió de cero tolerancias a la corrupción cobijando a hijos, familiares y es compa de chales con dudosa reputación. En el manejo de la pandemia, con arranque de estampitas, de plano fue una barbaridad que contribuyo a la muerte. El chucuchú y la destrucción del hábitat en el sur este canijo, sino busca algún cuate de por allá y que te cuente.

Quizá puedes preguntarte ¿quieres vivir del erario con abonos chiquitos o quieres jugártela con tu trabajo y esfuerzo para “deadeveras” salir?  ¿eres de los que inspiran o te aspiran? Y, después de este choro mareador, qué dices ¿ vamos a votar? Ah¡ y no te olvides,  te espero el 28 de abril en parque lineal para repartir libros a los chiquillos.

Deja un comentario

Translate »

El contenido de esta información, está protegida por derechos de autor.