YA BASTA QUE LOS MEDIOS DE MANIPULACION NO TRATAN EL TEMA, GUARDAN SILENCIO COMPLICE


YA BASTA: MEDIOS DE MANIPULACIÓN GUARDAN SILENCIO CÓMPLICE

En la reciente conferencia de prensa, el presidente expuso con firmeza la grave situación de violencia que enfrenta el estado de Guanajuato. Destacó la impunidad que prevalece en casos como el del joven empresario Yair Martínez y la candidata Brenda Canchola, cuyas muertes evidencian la urgencia de una acción contundente por parte de las autoridades. Sin embargo, el presidente lamentó el silencio cómplice de los grandes medios de comunicación, que optan por ignorar la realidad que se vive en la región. Ante este panorama, hizo un llamado a la acción y a la responsabilidad de los medios, instándolos a informar con objetividad y profesionalismo, en lugar de privilegiar intereses económicos. La conferencia de prensa resaltó la necesidad urgente de un cambio en la narrativa mediática y en las políticas de seguridad para hacer frente a la crisis que aqueja a Guanajuato y a todo el país.

En un país donde las cifras de violencia no dejan de estremecer, Guanajuato emerge como uno de los epicentros de una crisis que parece no ceder. Sin embargo, mientras el horror se perpetúa en las calles, los medios de comunicación parecen guardar un silencio cómplice ante la situación que se vive en el estado de Guanajuato.

El reciente caso del joven empresario Yair Martínez, secuestrado el año pasado en Irapuato y encontrado sin vida, revela no solo la impunidad que impera en muchos de estos crímenes, sino también la falta de respuesta y acción por parte de las autoridades locales. A pesar de las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Guanajuato, el alcalde panista de Irapuato ha optado por eludir sus responsabilidades, dejando en la incertidumbre a una familia que clama por justicia.

Pero este no es un caso aislado. La reciente muerte de Brenda Canchola, candidata asesinada en Celaya, vuelve a poner de manifiesto la fragilidad de la seguridad en la región. Ante este panorama desolador, las autoridades locales intentan desviar la atención culpando al Gobierno Federal por supuestas omisiones en la protección de los candidatos. Sin embargo, esta estrategia de señalar con el dedo no hace más que evidenciar la falta de acción y coordinación a nivel estatal.

Lo más preocupante de todo esto es el mutismo de los grandes medios de comunicación. Mientras la violencia se desborda en Guanajuato, Televisa, Azteca, Imagen, El Reforma, El Universal, Radio Fórmula y otros tantos, optan por mantenerse al margen de la realidad que se vive en el estado. Esta omisión deliberada, esta complicidad del silencio, solo contribuye a perpetuar la impunidad y la desinformación.

El presidente, en su afán por denunciar esta situación, ha revelado datos alarmantes: Guanajuato, líder en homicidios a nivel nacional, sigue sumando cifras escalofriantes día tras día. Sin embargo, esta tragedia parece no merecer un lugar en los titulares de los medios convencionales, cuyo único interés parece ser el lucro.

Mientras tanto, el llamado a la acción parece caer en oídos sordos. La transformación que el país necesita se ve obstaculizada por intereses ajenos al bienestar de la sociedad. Mientras tanto, la violencia sigue cobrando vidas y las familias claman por justicia en un escenario marcado por la indiferencia y la simulación.

Ya es hora de que los medios de comunicación asuman su responsabilidad y dejen de ser cómplices del silencio. La verdad y la justicia no pueden seguir siendo sacrificadas en el altar del beneficio económico. Es momento de alzar la voz y exigir un cambio real, un cambio que ponga fin a la impunidad y que permita construir un futuro más seguro y justo para todos.

Deja un comentario

Translate »