LA LEY DEL MÁS…

Arturo Miranda Montero

¿Se pregunta usted qué es ser mexicano? Digo, porque apenas hace doscientos años que se inventó México y andamos de la puritita fregada.

Los publicistas oficiales mueven a los ídolos populares para destacar nuestra identidad. No ponderan las instituciones creadas para dotarnos de paz: jueces, legisladores y administraciones públicas democráticas. Al contrario, esconden las taras que allí anidan.

Doscientos años no es nada en la vida de una nación; sobre todo si la contrastamos con otras más antiguas, incluidas las que se desarrollaron antes en nuestro territorio. Somos, por tanto, un país joven, uno que no le halla a la convivencia pacífica. Toda nuestra historia de bronce tiene a los armados como las glorias, las matanzas se celebran como batallas heroicas, el asesinato de unos contra otros no impide juntarlos en el panteón de los héroes.

Así se constituyó esto que llamamos México. Leyes fueron y vinieron para dibujar qué se entendía por este amasijo de despropósitos. Con presidentes que reclaman a los cuatro vientos “no me vengan con que la ley es la ley”, aún hoy se menosprecia al pegamento que nos mantendría sosegados: el derecho de unos respetado por los otros.

La palabrería de este día nomás sirve para decirnos, una vez más, que este es el país de un solo hombre, que todo debe supeditarse a su voluntad porque el pueblo así lo quiere. Aunque parte del pueblo ande armado y controle vida y economías de amplias regiones del país, con Guanajuato como ejemplo violentado.

Deja un comentario

Translate »

El contenido de esta información, está protegida por derechos de autor.